Escalar

IMG_2543

Ella es de esas personas que tienen una extraña conexión con lo profundo. De esas personas que en algunos momentos de paz y equilibrio, puede apaciguar a los espíritus del mar y y calmar el temporal y la lluvia o convocarlos para desatar la tormenta y las olas a su antojo, tan solo para que el viento furioso le alborote el pelo.

Él es de esas personas que posee la valentía y la curiosidad de los primeros escaladores del Everest, que se arrojaban a la aventura con pocos implementos y la emoción en los ojos y en la sangre.  De esas personas que se lanzan a escalar porque saben que hay Everests que merecen ser escalados, tan solo para saber cómo se ve el mundo bajo los pies en la felicidad más alta.

Estas personas están profundamente conectadas a las primeras por la picada de un mismo mosquito o la mordida de un pez en el mismo río. También sucede que a veces, estos escaladores tienen la suerte de coincidir un día cualquiera en medio de su escalada con una de estas personas dueñas del mar, el viento y la lluvia en el momento en que se conectan con las fuerzas de la naturaleza. Y si tienen además la gracia y la chispa suficiente, pueden capturar esta conexión extraordinaria con los elementos en una imagen.

Lo que intento decir es que, si yo no hubiese estando viajando a tu lado aquella vez, no me hubiera comido unas croquetas caseras gloriosas en un vasito, no me habría detenido en un trozo de mar al borde de la carretera donde se juntan las olas con las nubes y el amor con la tristeza, y no hubiera tenido como destino de ese viaje, una felicidad compartida de mariposas en el estómago y pájaros en la cabeza, y la emoción simple y pura del sueño cumplido de un niño.

O no hubiera simplemente vivido, sin sentir vergüenza de ser feliz.

Wanted (preferably alive)

7524873-antique-page-wanted-dead-or-alive-vintage-wanted-poster--Stock-Photo

Se busca exploradora dispuesta a encontrarme. Se busca ancla para no ir a la deriva. Se busca mujer rara para un tipo raro. Se busca exorcista para entrar y poner en orden mi vida. Se busca indignada que pelee por no querer ir a la boda de su amiga el día que juegue Industriales contra las Tunas o Argentina contra Mozambique. Se busca no vegetariana para ser felices comiendo perdices. Se busca cómplice para quemar juntos la sede del FMI y destruir el anillo en Mordor. Se busca diletante para intentar comprender mis teorías descabelladas. Se busca atrevida que haga de público agradecido y estoico para mis chistes malos. Se busca viajera dispuesta a irnos a remotos parajes y de la cama a la alfombra voladora. Se busca indecente que coma el resto del pollo con las manos, ande descalza y se tire peos sin esconderse. Se busca voluntaria para destripar películas, series y los discos de Ricardo Arjona. Se busca trovardiente y beatlómana para ponernos a hablar de las calles de la Habana Vieja y de Liverpool. Se busca kamikaze dispuesta a ducharse conmigo en invierno, si se rompe el calentador. Se busca profesora que ponga los puntos sobre mis íes. Se busca dictadora que me condene al ostracismo hasta que no termine su libro. Se busca guitarrista que acompañe mis anti-cantos después del vino, y que se ría de ellos. Se busca mujer valiente pero con miedos, que se atreva a domesticar mi ego e irse a la guerra conmigo pero que diga a veces: “dame un ladito y abrázame, mi amor”. Se busca farolera que ilumine mis noches sin estrellas. Se busca risueña sin remedio, que se ría principalmente de lo irrisible, de mi, de ella, del mundo, creo que no hay nada mejor en este mundo que escuchar a una chica reírSe busca, en resumen, zapatera que remiende mis zapatos viejos, para recorrer siempre caminos nuevos.

Ya se que todos la andamos buscando y que solo algunos la encuentran. Por eso realmente espero que no aparezca, porque yo lo que realmente quiero, es buscarla.

Una verdad

Ellos declaran:

Lo único que quiero es la verdad, sólo dame algo de verdad.

John Lennon

Todo el mundo ama el sonido de un tren en la distancia. Todo el mundo cree que es la verdad.

Paul Simon

La verdad era oscura, profunda y muy pura, por eso para vivirla hay que explotar.

Bob Dylan

Como pez que busca el agua, la verdad dará contigo.

Cat Stevens

No creas todo lo que cuentan lo que dicen, a veces la verdad no es la verdad tal cual la ves, las cosas quedan del fervor que las repite, y a veces la verdad se encuentra en el revés.

Pedro Guerra

No le hagas caso a tanto misterio, vos ya sabés la verdad;  que no hay nada peor para esta seriedad, que tomársela en serio.

Jorge Drexler

La verdad de la verdad es que nunca es una, ni la mía, ni la de él, ni la tuya.

Carlos Varela

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Joan Manuel Serrat

Hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad.

Joaquín Sabina

La cuchilla del amor, la náusea del cerebro, la verdad de la verdad, que no tenemos dentro.

Santiago Feliú

No se me ocurre otra manera de manera de vencer la eterna duda, que someterme a la verdad finita de tu piel desnuda.

Luis Eduardo Aute

Porque años atrás tomar tu mano, robarte un beso, sin forzar un momento formaban parte de una verdad.

Pablo Milanés

Pero vale la canción buena tormenta. Y la compañía vale soledad. Siempre vale la agonía de la prisa. Aunque se llene de sillas la verdad.

Silvio Rodríguez

Y anuncia otro tipo ahí:

La verdad son tus ojos, tan absolutamente ciertos como para ser verdad.12118837_810020399109400_8216711551918333685_n

(Casi) ser feliz.

63a563729549d2be4661327d17622f42

Usted busca un domingo de lluvia. Un cuarto en penumbras donde apenas entre la tarde. Un olor a café recién colado llegando a hurtadillas desde la cocina. Un dibujo de ti hecho por un niño, clavado con una puntilla en la pared, caótico y multi-cromático, donde solo se distinga tu nombre, en rojo, bien grande. Un póster gigantesco de los Beatles al fondo, con John sonriéndote burlón(los otros tres, pueden intentarlo, pero solo John lo sabe disfrutar). Un cactus y un gato, mirándose fijamente desde la ventana. En una esquina, un libro viejo, abierto en donde lo dejaste, cualquiera, que el aire no necesita explicarse. Y una muchacha, cubierta solamente con tu camisa y semidormida en tu cama, con una pierna fuera de la sábana, y a la cual regarle el cabello húmedo entre los ojos para que luego te maldiga entre sueños.

Si usted tiene esto, y aún no se da cuenta, quizás es porque no lo merece. No piense, no respire, no se mueva, cierre los ojos y vea como llega, temerosa tal cual es. Cuando estén frente a frente, coloque en el tocadiscos está canción.

Y ya, ya puede convertirse en pasto, o en polvo, o en viento, o en nada, usted ya la conoció (o casi).